Tras 30 años con diabetes tipo 2 e inyectándose insulina entre 4 y 5 veces al día, a Gregorio le ha cambiado la vida la operación.