Entrevista programa ¿Qué me pasa Doctor?

Extracto del programa de salud “¿Qué me pasa, doctor?” con la participación del Doctor Jorge Solano Murillo.

¿Qué tal? Muy buenos días. Está con nosotros hoy el doctor Jorge Solano. Ha venido de Zaragoza. Vamos a hablar del tratamiento quirúrgico de la obesidad. Pero no es quirúrgico en el sentido del bisturí, sino que es en una unidad de alta cirugía laparoscópica que practica él en el Hospital Quirón de Zaragoza y por eso nosotros acudimos en algunas ocasiones a reclamar su atención.

Y es que la verdad es que hay un debate profundo. Hay más de 6000 intervenciones sobre la cirugía de la obesidad en España al año y hay un gran debate porque hay muchas intervenciones, Cada uno practica las que más se adaptan a lo que ellos consideran que es más oportuno o más indicado para cada paciente. El debate está siempre abierto, hay muchas intervenciones.

Recuerden que cuando nos operamos de juanetes decimos que hay más de 300 intervenciones, lo cual quiere decir que no hay ninguna que sea perfecta en este caso. Veamos a qué perfección ha llegado el doctor Jorge Solano. Muy buenos días. Hola, buenos días. ¿Qué tal? ¿Cómo se encuentra? ¿Bien hoy? Bien, muy bien. Está bien, Porque quiere decir que no está en quirófano.

No, estará dentro de un rato. O sea que no hay problema. Eso está bien. Bueno, cuéntame. Te le vamos a llamar Cirugía de la obesidad. Cirugía bariátrica, como lo llamamos hoy día. Cambia de nombre. Ahora. Se llama cirugía metabólica. Cirugía metabólica nuevas. Lo hablaremos después si quiere. Sí, Sí. Porque ahora ya se ha visto que la cirugía no solo adelgaza, sino que soluciona muchos problemas derivados del síndrome metabólico, diabetes, hipertensión, incluso ya desde el primer mes antes de que el paciente empiece adelgazar.

Claro, claro. Bueno, eh. Hay muchas técnicas. Sí, hay muchas técnicas. Si usted tuviera que aplicar una técnica de de 100 pacientes que llegaran y usted tuviera que intervenir en una cirugía metabólica, Para que nos entendamos, de la obesidad de 100 pacientes. ¿Cómo, cómo, Cómo se dividen o cuáles serían los porcentajes de las técnicas que usted más utiliza? Claro, es que iba a picarle ahora, claro.

No, no, no, no, no sé si porque usted siempre se mete en el en el genera debate cada vez que viene al programa. Si esa pregunta me la hubiese hecho hace cuatro o cinco años, quizás no sabría qué contestar o yo creo que lo hubiese contestado mal. Hoy día el problema es. A mí me gusta mucho la frase, que la repito mucho, cuando para una cosa hay muchas técnicas es que ninguna es perfecta.

Ya, pero ahora vamos a cambiar de lado. De acuerdo, Es que hablamos de una cosa que es la obesidad, pero es que hay un montón de pacientes que padecen obesidad y cada uno es distinto. La famosa frase de la facultad de que no hay enfermedades sino enfermos de la obesidad es un mundo. ¿Qué ocurre? No podemos hacerle la misma técnica a todos porque es que un paciente es totalmente distinto.

De otro depende el sexo, la edad. ¿De qué zona de España viven? No comen igual. ¿Cómo ha llegado a la obesidad? No todos llegan de la misma manera. ¿Qué complicaciones tienes asociadas a la obesidad? Que no todos la tienen. O sea, es un mundo. Entonces hay que individualizar cada técnica para cada paciente. Se trata de que la técnica sea acorde al paciente y no que el paciente tenga que adaptarse a lo que nosotros le hacemos.

Capaz que puede haber alguien que sé que sabe a dónde quiero ir, que tenga una obesidad y sea una hipótesis, una ideo y no tenga nada más que no tenga síndrome metabólico, por ejemplo, pero sí tenga una obesidad. ¿Y entonces ahí ya cambian las cosas, no? Usted cuenta con los endocrinos y con los especialistas Medicina interna para ver, para llegar a la conclusión de cuál es el paciente ideal para la técnica que quiere usar.

Yo cuento con endocrinos, con internistas, con radiólogos, con. Dice esto en lo que es la unidad para el diagnóstico y tratamiento de los pacientes, pero la técnica la decido yo. Claro que soy el cirujano. En primer lugar, tú tienes que saber. Hay que hablar con el paciente, Tienes que saber lo que tiene el paciente, qué complicaciones tiene, qué quiere conseguir el paciente y cómo lo quiere conseguir.

Tenemos que llegar a un acuerdo. Claro. Habitualmente se llega. Suelen hacer lo que yo les digo, pero si no, tendríamos un problema. Pero vamos, hay que individualizar. Eso es lo fundamental. Entonces yo sigo con el puesto 100 y estoy intentando poner los porcentajes de intervenciones más frecuentes. Sí, eso es muy sencillo. Prácticamente. Prácticamente más del 95% de las intervenciones que hacemos en cirugía de bypass.

Cirugía de. Hay partes de de cirugía. Bypass. Hay muchos tipos de pacientes. Exacto. Hay muchos puentes que se puede hacer de muchas maneras. Vamos a ver el es que quiero que que quienes nos ven y nos escuchan que lo entiendan, pues lo van a entender. Muy sencillo. Los cirujanos, por muy listos que nos creamos que que somos, somos muy simples.

O sea, nosotros tenemos solo dos formas de adelgazar. Una persona mediante cirugía recuerdo o conseguimos que no coma o conseguimos que lo que come lo absorba poco, que es cuando se hace cirugía de. ¿Cuáles son las técnicas que más se emplea cuando se habla de cirugía de VIPs? Una mezcla de las dos. Por un lado graduamos la cantidad de comida que puede tomar ese paciente y por otro lado graduamos el porcentaje que se va a absorber de esa comida.

¿Cómo modificamos esto? Por ejemplo, no se puede generalizar, pero los hombres habitualmente solemos comer más, menos veces, pero más cantidad, mientras que las mujeres suelen ser más de picoteo. Esto es habitualmente. Vale. Por lo tanto, un hombre va a estar mejor con una técnica que le permita comer normal. Con lo cual el bypass tendrá que ser más agresivo funcionalmente, Mientras que la mayoría de mujeres van a estar más cómodas y van a evolucionar mejor con una técnica que le permita comer cantidades mucho más pequeñas.

Si un paciente tiene complicaciones asociadas como diabetes, por ejemplo, cuanto más agresivo sea el baipás desde el punto de vista funcional, o sea, cuanto menos intestino dejemos funcionando, más probabilidades tiene de curarse. Una diabetes. Por lo tanto, lo que no se puede aspirar es si alguien tiene una complicación como una diabetes o un colesterol alto. Si yo le hago una cirugía solo de reducción de estómago, o sea, simplemente que no lo voy a dejar comer, es muy, muy poco probable.

Lo voy a hacer, pero no le voy a solucionar la diabetes y voy a solucionar hipercolesterolemia. Claro, y nuestro objetivo es tratar la obesidad como enfermedad y todas las consecuencias que tiene. Es preferible. Y esto me lo puede decir cualquier paciente que esté frente a una persona curarle la diabetes, que lo que hacerle. Está bien, bueno, nosotros hemos lo que hemos dado en llamar cirugía bariátrica.

La cirugía de la obesidad ahora es cirugía metabólica y como ha matizado usted, vamos a ver inmediatamente un informe, pero le presento antes a Juana Cores, que ya la conoce. Algún otro que vamos a intentar que nos dé las noticias de actualidad, que creo que hay una además precisamente relacionada con la obesidad infantil. ¿No? Así es, porque las cosas empiezan muy pronto en esto de la velocidad.

Bueno, así que vamos de momento a situarnos en este esquema. Cirugía de la obesidad. Miramos es informe.

La obesidad es uno de los factores de riesgo cardiovascular y padecer obesidad extrema o mórbida triplica las posibilidades de sufrir algún trastorno cardíaco. Según los expertos, la obesidad mórbida es una enfermedad con un componente genético hasta en un 50% de los pacientes sin embargo, no existe un tratamiento médico eficaz con dietas, medicamentos o psicoterapia, y la cirugía es el único método que ha probado su utilidad a largo plazo para el control del obeso mórbido.

Las operaciones para combatir la obesidad se han desarrollado durante los últimos 40 años y cada vez tienen mejores resultados y menos riesgos. Una vez realizada la intervención con cualquiera de los procedimientos, hay que poner en práctica una serie de hábitos alimenticios y ejercicio físico para conseguir una pérdida de peso importante y mantenerlo a largo plazo. Esta disminución de peso no solo logra mejorar la calidad de vida del paciente, sino que en la mayoría de los casos consigue suspender la medicación para las enfermedades asociadas a la obesidad, como la diabetes, la hipertensión y el colesterol.

De esta forma, la cirugía ha demostrado disminuir la mortalidad de personas con obesidad, alargando su esperanza de vida. La obesidad extrema o mórbida ha aumentado de forma alarmante en nuestro país y se asocia a patologías como la diabetes tipo dos. Hay un especialista, el doctor Jorge Solano, nos explica las técnicas quirúrgicas más novedosas para combatir estos trastornos. No se lo pierdan.

Pues aquí estamos con esquemas incluso del bypass gástrico. ¿No, eh? Pero realmente me estaba comentando ahora cuando cuando estábamos viendo las las imágenes anteriores del informe, estaba comentando que si yo tuviera un hermano gemelo que no tengo hermano gemelo, pero en el supuesto y nos hubiera que intervenir, no se pararía, a lo mejor con distinta técnica cada uno.

¿Por qué? Pues por dos cosas. Primero, independencia de uno puede tener diabetes y otro no, por ejemplo. Pero incluso vamos a suponer que no son gemelos idénticos. Vamos a dejarlo en mellizos Nosotros Una de las cosas que hacemos ahora es antes, cuando hacíamos la cirugía de baipás convencional, siempre había discusiones sobre si una parte del baipás tenía que medir un metro, la otra dos 50 centímetros, metro 50.

Ahora lo individualiza. ¿Por qué? Pues porque es que resulta que nosotros habíamos observado que hacemos a dos personas iguales la misma técnica y nos va igual. ¿Por qué? Pues porque a lo mejor el intestino normal en las personas mide entre cuatro y 12 metros. Si yo la bomba y pasa una persona X estándar a una persona que tiene un intestino de cuatro metros, igual se me va a desnutrición.

Y si le hago ese mismo bypass a una persona que tiene 12 metros de intestino no va a adelgazar absolutamente nada. Con lo cual lo que hacemos es medirlo todo, que es lo que más nos cuesta. Y hacer porcentaje de intestino claro, claro. ¿Bueno, cómo es el paciente cuando llega? ¿Con cuántos kilos es la media? Los que llegan a su consulta No lo sabría decir.

Es que nosotros más que por kilos nos movemos por índice de masa corporal, porque bueno, pues no es lo mismo lo que digo siempre que pesa 100 kilos una persona de dos metros que una persona de metro y medio índice de masa corporal no nos entiende. Nosotros somos los ciudadanos de todos los distintos niveles y tal índice de masa corporal.

Vale, de acuerdo. Nosotros cuando son más de un número determinado, pues decimos que es una obesidad mórbida. Pero dígame más o menos el. Nosotros tenemos dos tipos de pacientes fundamentales. Uno son pacientes que viene a operarse de su diabetes y esos no son obesos mórbidos, son pacientes que les sobran entre 15 y 20 kilos. Y luego tenemos el obeso mórbido, el obeso mórbido en dependencia de la talla.

Pues en nuestra consulta el rango oscila entre los 90 y los 275 kilos, que son los rangos que tenemos operados. Ha tenido gente de 270 Y sí. Y bueno, que les opera y ya está. Obviamente no voy a hacer la misma técnica, el de 275 kilos que a la señora o señorita de 90. Claro, entonces los rangos de peso son esos.

¿Cuál es la cifra más frecuente? Pues el rango más frecuente. Nos movemos normalmente entre los 119 105. ¿Ya había pensado en 110 alrededor de 110? Sí, porque la lucha, la lucha de mucha gente, salvando los 95 kilos. ¿Las cifras, pues la barrera psicológica sí es verdad, verdad? Bueno, y dígame hay. ¿Sigue habiendo temor a la cirugía metabólica o no?

Yo creo que sí tenemos ese temor porque, bueno, se ven casos diríamos extraordinarios, maravillosos, que hay personas que se encuentran perfectamente bien, hay algunos que tardan más tiempo en adaptarse por lo que sea y no faltaran cosas porque las cosas que están están por algo. En la estructura orgánica. ¿Decir quiero decir que absorbemos iones, sustancias determinadas, habría que dar suplementos?

No, las personas no lo hacen. Eso sí. O sea, yo he tenido la suerte y la desgracia de que esto la cirugía que primero fue bariátrica viene de la palabra griega del varos presión, porque en los inicios de la cirugía bariátrica lo que hacíamos era solo reducir el estómago y la teoría era que el estómago más pequeño, a poco que comías, aumentaba la presión dentro del estómago y se estimulaba el centro de la saciedad en la teoría.

Y de ahí viene el nombre de Bariátrica. Luego pasó a obesidad y luego metabólica. Al descubrir estas cosas yo tuve la suerte y la desgracia de empezar en un hospital que se hacía esta cirugía a finales de los años 80, que nos hacía prácticamente en vivo casi todas las fases. Yo reconozco que en la fase inicial y cuando se hacía por cirugía abierta era una cirugía dura, desagradecida, con mortalidad, con complicaciones muy importantes y que muchos cirujanos la abandonaron.

Vino la laparoscopia. Ya no abrimos para operar estos pacientes. Hacemos cinco pequeñas incisiones, introducimos una cámara de televisión dentro, hacemos la intervención y la cosa cambió mucho. Y luego ya las unidades especializadas que se dedican casi exclusivamente a eso. Para que pongamos un ejemplo, a mí hace 14 años, cuando empecé con una laparoscopia, un baipás me costaba 05:30.

Ahora me cuesta 35 minutos. Miedo. Yo creo que la gente ya no, ahí, déjalo ahí no, ya verás que ya pasa el hombre. Si no tuviésemos todo el intestino no podríamos bajarlo. Pero bueno, el hoy por hoy en una unidad especializada como la nuestro, muchos que hay en el país, para que nos hagamos una idea, el porcentaje de complicaciones graves de una cirugía de obesidad se admite que tiene que ser el 1% tope.

El porcentaje de mortalidad se está hablando del 020, 3% tope, que fue el uno y hasta el dos dos fue en los inicios. Era un criterio de calidad que pocos cumplían. Yo tenía que salir en ese momento los telediarios a explicar porque había un dos. Pero estamos hablando ahora que es que es diez veces menos. ¿Qué ocurre, Por ejemplo, nosotros hay muchas unidades que índice de mortalidad es prácticamente cero, incluido, verdad?

La cirugía compleja de baipás. ¿Si nosotros analizamos y una intervención que todo el mundo conoce, la de las las consiste en extirpar las piedras de la vesícula y extirpar la vesícula es una cirugía de lo más común hoy por hoy es tienen más riesgo una cirugía de vesícula que una cirugía? Estadísticamente hablando. Entonces yo creo que la gente si ya le ha perdido lo antes iban a la unidad de cuidados intensivos, estaban ingresados 15, la ha perdido, pero había razones para había razón por hoy, cuando entonces España era el que tenía el mejor índice.

Entonces, incluso con el dos, ahora ya con el uno ni la cuenta. Bueno, estuvo Javier Sanz en su hospital con usted y acudió a la intervención de reducción de estómago por bypass antes de la intervención. ¿Quiere decirnos algo de la instrucción que hizo que indicara? Pasemos directamente a la intervención en lugar de simplemente decir que esta intervención en concreto es un bypass gástrico que es quizás de las de las que más realizamos.

Era una chica joven. Es lo que más hacemos en mujeres jóvenes que piensan tener niños. No olvidemos que determinadas intervenciones pueden favorecer malformaciones fetales, eso hay que decirlo también. Y bueno, vamos a ver, vamos a. Vamos a por ella. Muy bien, pues vamos allá, que esta intervención consta de dos fases una que la vamos a hacer ahora después que es reducir el estómago, reducir el tamaño del estómago para que el paciente se sacia antes.

Y dos hacemos un corto circuito intestinal para que mientras los jugos que hacen la digestión vienen por aquí. La comida viene por aquí y se mezclan a partir de aquí, o sea, ya en la segunda mitad del intestino. Con eso que conseguimos dos cosas uno, que el paciente, además de comer menos y llenarse antes, no va a absorber sobre todo las grasas de lo que come esta parte.

El bypass es la responsable de que sigan perdiendo peso seis meses después de la intervención y sobre todo, es la responsable del mantenimiento de peso tras la intervención. Todo esto que tenemos aquí es el estómago. De acuerdo, fijaos todo, todo, todo lo que puede llegar a caber. Bueno, pues lo vamos a dejar muy, muy, muy pequeñito. Ahora lo veréis.

Ya tenemos aquí el estómago en esta parte de arriba. Aquí. Ahora, este intestino que tenemos aquí. Lo uniremos ahí para que pase la comida después de reducirlo. De acuerdo. 1/1 de la unión del estómago se hace con máquina y el cierre definitivo. Lo hacemos a mano, como veis. Entonces, a partir de aquí, la comida viene por aquí. Y a partir de aquí se adjunta con los jugos que hacen la digestión, que vienen por aquí por digestivos y comida.

¿Que ocurre? Que como solo están en contacto la mitad del tracto del intestino, pues obviamente se absorben menos grasas. Habitualmente estos pacientes suelen perder más del 70 entre el 70 y el 90% de los que de lo que les sobra. ¿Qué ocurre? Nosotros nunca podemos aventurar cuánto va a perder un paciente. Eso hay que verlo con el tiempo.

Solamente normalmente, de lo que van a perder el 60 o el 70% de lo que van a perder ya lo pierden los seis primeros meses y luego se alarga otros seis de 6 a 10 meses más la fase que llamamos de adelgazamiento lento, que ya pierden el otro 30%. Lo que van a perder de acuerdo. Las reducciones de estómago que se hacen por cirugía son mucho más efectivas que las que se hacen por otros métodos.

Y sin embargo les asociamos un bypass. ¿Por qué? Pues porque el estómago es un órgano que es elástico. Se va a acabar dilatando y entonces el paciente va a acabar comiendo más. Siempre que una técnica se basa exclusivamente en que el paciente coma poco, o sea que tiene que hacer dieta. Pues hombre, el porcentaje de fracaso a los dos años es más alto.

De acuerdo, ya ponemos drenaje.

Y hemos sacado.

Bueno, eso. Pero mire, he visto que había muchos puntos que usted pone por laparoscopia, pero claro, en la cirugía clásica, cuando se dan puntos, había posibilidades de que hubiera una diferencia, que el punto se perdiera por infección o por algo. Eso no nos falla. Es lo que comentábamos antes. Yo en los últimos 1200 casos no he tenido ninguna incidencia, O sea, y en mi vida creo que he tenido dos.

La diferencia siempre es un problema que el cirujano tiene en mente. Es grave, sobre todo si te retrasas en el diagnóstico. Yo lo he sacado porque la cirugía clásica había mucha de vía y ahora hay menos infección, porque al ser por laparoscopia o laparoscopia, obviamente hay muchas menos esencias. Hay más al inicio en la curva de aprendizaje hasta que lo sabemos hacer bien.

Cuando lo hacemos bien hay muchas menos porque porque la agresión es mucho menor y por lo tanto el paciente cicatriza mejor. Claro, claro. Bueno, es muy interesante la la la intervención que ha hecho por laparoscopia con ese poco espacio, pero tiene que aportar alguna cosa más que nos indicará algo. En relación con la intervención. Me parece que lo estaba explicando muy bien.

¿Algo, algún matiz más? No sé, pocos matices. Esta intervención, lo que hemos comentado antes, se basa en dos principios comer poco y perder de eso poco. Es una parte, sobre todo la parte grasa, no absorberlo. Y es lo que comentábamos antes, este Bueno, yo cuando empecé con los inicios de esta cirugía que solo se reducía el estómago, tenemos una serie de problemas.

La cirugía ahora, ahora se está volviendo a hacer cirugía de reducción de estómago, la manga gástrica o determinadas técnicas. ¿Por qué? Porque técnicamente son más sencillas, son más agresivas, porque en estas técnicas se quita en el 90% de estómago. En un bypass gástrico no quitamos nada. Sí, pero yo me refería a que algún matiz, un matiz, por ejemplo, es que a 06:00 están, como ha dicho usted.

A Bueno, el cambio, lo que hablábamos antes del riesgo. Por ejemplo, ahora esta paciente a 06:00 se levanta de la cama y le empezamos ya a dar líquidos por boca y a 12:00 se le quitan los los goteros. Esto en cirugía clásica hubiese sido una inconsciencia y una herejía total y absurdo. Pues eso es una un matiz importante.

Bueno, le voy a poner una información que dieron los servicios informativos y luego la matizamos usted. Yo por si hubiera algo que le pareciera diferente o no, adecuado o correcto. Vamos a ver, aunque no lo parezca, es la misma persona. Esta es Virginia hace tres años y esta es ahora. Llegó a pesar 120 kilos, pero tras someterse a una reducción de estómago en nueve meses, perdió la mitad de su peso.

¿Hoy, a sus 28 años, siente que ha vuelto a nacer tan joven? Estás viendo que estás perdiendo la vida en kilos. Yo soplo velas el día de la operación porque es como mi segundo cumpleaños de su pasado. Solo tiene este recuerdo el número de su anterior peso tatuado para no volver a recuperarlo. Vamos a ver La máquina de la verdad.

¿Adelgazar le ha cambiado la vida? Simplemente el hecho de ir a una discoteca y bailar. El comentario de mira cómo baila la gorda duele. La obesidad es una enfermedad que afecta al 40% de la población española y ocasiona 130.000 muertes al año. Además, el sobrepeso puede acortar la vida de una persona hasta diez años. Qué acúmulo de grasa se va infiltrando en todos nuestros órganos y sistemas, en el hígado, en el corazón, en los vasos y eso es lo que provoca que vayan funcionando mal.

Afecta también a los más pequeños. Uno de cada diez niños españoles sufre sobrepeso. El mejor tratamiento para vencer esta enfermedad es la prevención. Un ejercicio de forma regular evitar la vida sedentaria para ganar la batalla. La obesidad también es importante comer aquello que nos pide nuestro organismo y no lo que nos entra por la vista. Bueno, doctor Solano, qué le parece esta bien.

Me parece muy bien. O sea, es. Creo que es una muestra de que hoy por hoy la ciencia de la obesidad. Si yo creo que cumple los requisitos fundamentales, que es efectiva y que segura ha costado mucho, pero yo creo que al final lo estamos consiguiendo. ¿Lo veo muy entusiasmado y no me da miedo verlo, entonces no lo veo muy seguro, no?

Y entonces eso es muy bueno en un cirujano, pero también le veo que la estadística la está apurando mucho en el sentido de que la la eficacia, la eficiencia, bueno, y sobre todo desde todos los puntos de vista de lo que es la asistencia, es mucho más barata, menos tiempo en quirófanos, menos tiempo, menos infecciones, menos hemorragia, menos estancia hospitalaria y gran satisfacción de los pacientes.

Y sobre todo lo fundamental, una pérdida de kilos. ¿Apabullante, no? Así que le felicito. Dentro de cuatro o cinco años volvemos a ver dónde está la estadística. Bueno, pues nada, encantado de verle otra vez. Saludo a sus compañeros del Hospital Quirón de Zaragoza ahí y a usted que tenga mucha suerte. Muchas gracias. Muchas gracias. Bueno, y a todos ustedes indicarles que bueno, avanzamos.

Los programas avanzan en la televisión, pero claro, si no fuera porque avanzan los especialistas siempre acabaríamos haciendo el mismo. Este ha sido muy diferente al que hicimos hace ya alrededor de tres años. Muchas gracias y hasta pronto.

Comparte:

Estamos Aquí para Escucharte

Contacta con nuestro equipo de especialistas

Completa el formulario a continuación con tus datos. Un miembro de nuestro equipo, liderado por el reconocido doctor de cirugía bariátrica, el Dr. Solano, se pondrá en contacto contigo para ofrecerte la información y el apoyo que necesitas.